IU denuncia al alcalde de Ronda por demoler el campo de fútbol

El mundo.es

El documento no concede la licencia de derribo al no constar un proyecto alternativo para la zona

Marta Castillo | Málaga

El grupo municipal de Izquierda Unida ha presentado una denuncia ante la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Málaga contra el alcalde de Ronda, Antonio María Marín Lara (PSOE), al considerar que hay hechos constitutivos de delito en el derribo del campo de fútbol de la localidad.

El portavoz del grupo municipal en Ronda de Izquierda Unida, Rafael Ruiz ha afirmado en la mañana de este martes que la concesión de la licencia de demolición del campo de fútbol de la localidad se hizo a pesar de que se contaba con un informe del arquitecto municipal en contra.

De este modo, la denuncia manifiesta que el alcalde de la localidad "adoptó la decisión de conceder la licencia de demolición con plena consciencia de la ilegalidad de la misma, algo que puede suponer un delito de prevaricación y contra la Ordenación del Territorio".

Ruiz ha señalado que este informe técnico previo se mostraba contrario a la demolición de la infraestructura porque no se contaba con un proyecto alternativo para esa zona.

El portavoz de IU en Ronda también ha apuntado que el inicio de la demolición comenzó el pasado 8 de junio, cuatro días antes de que se formalizara el contrato con la promotora.

Además, según ha manifestado, la adjudicación de los terrenos a la empresa aún no se ha producido, "ya que la promotora no ha hecho ningún pago".

Ruiz ha afirmado que en esos terrenos se pretendía construir una gran superficie comercial, tal y como autorizó la Consejería de Comercio el pasado julio.

Se trata de un proyecto que IU no rechaza, "de lo que estamos en contra es de que se cometan irregularidades que puedan ser constitutivas de delito", ha indicado.

"El campo aún no está derruido, pero se encuentra inhabilitado para su función, algo que da una imagen tercermundista del deporte en Ronda", ha añadido.

IU denuncia que el campo de fútbol de Ronda fue demolido antes de venderlo

La opinión de Málaga

BLAS GIL. RONDA

 El portavoz del grupo municipal de IU, Rafael Ruiz, ha denunciado que el alcalde, Antonio Marín (ex andalucista y ahora socialista) autorizó a través de un decreto la demolición del campo municipal de fútbol, antes de que el Consistorio hubiese firmado el convenio de venta de los terrenos con la empresa que los adquirió para situar en ese espacio una gran superficie de la firma Eroski.
Ruiz explicó que el alcalde firmó la licencia de demolición el 14 de mayo de 2009 y, sin embargo, la enajenación de la parcela no se produjo hasta el 12 de junio de este mismo año, "lo que supone toda una irregularidad", matizó el edil.
Además, denunció que la empresa tendría que haber abonado en el mes de agosto 2,8 millones de euros por la venta de los terrenos y "hasta la fecha de hoy ese ingreso en las arcas municipales no se ha producido".
IU ha puesto en manos de sus servicios jurídicos este caso, por si pudiese ser constitutivo de alguna ilegalidad y para que se adopten, en su caso, las medidas pertinentes.

Las caballerizas por las que medio Ayuntamiento de Ronda declara en el juzgado por (supuesta) prevaricación

www.revistaelobservador.com

 Si el ‘Ricardo III’ de Shakespeare clamaba “¡Mi reino por un caballo!” a los 10 concejales de Ronda ‘empurados’ por un (supuesto) delito de prevaricación les puede costar el puesto estas caballerizas que permitieron construir en la hoya del Tajo, un paraje no urbanizable de protección integral. Además, las cuadras que hoy les enseña EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, forman parte de un centro ecuestre cuya construcción contó con 139.630 euros de subvención pública otorgada por el Centro de Desarrollo Regional (CEDER) de la Serranía de Ronda.

LA hoya del Tajo es la imagen que identifica a Ronda, un paisaje al que cada año se asoman desde los balcones de la Alameda los miles de turistas que visitan la ciudad y que está calificado como paraje no urbanizable de protección integral, que en cristiano significa que allí no se puede construir, no se vaya a convertir esta privilegiada meseta en la versión serrana de Torremolinos destruyendo con ello lo que tiene de único y singular la ciudad soñada de Rylke.

PERO, sin embargo, se construye. En concreto un hotel rural con centro de equitación que fue autorizado por 10 concejales de la anterior corporación rondeña, los cuales están pasando a declarar en los juzgados de la ciudad por un supuesto delito de prevaricación. Y además, se construye con 139.630 euros de subvención pública otorgada por el Centro de Desarrollo Regional (CEDER) de la Serranía de Ronda al complejo Hotel hacienda Puerto de las Muelas, que así se llama el complejo.


A los primeros que les molesta que se construya en esta zona es a los rondeños, puesto quien más quien menos tiene una parcela en esta hoya, que en realidad es un minifundio con cientos de propietarios que históricamente han utilizado estos terrenos como huertas. Así siguen haciéndolo, y claro, pueden pensar que más dan los hoteles que los tomates y que por qué a unos se les permite y a otros no.

 

EL hotel y centro de equitación levantado en la hoya de Ronda no es especialmente voluminoso, su arquitectura respeta el modelo tradicional serrano, es una instalación que crea empleo y diversifica la oferta turística. Pero el problema no es ése, el problema es que se ha abierto la veda. Es que esta no es la única construcción reciente realizada donde en teoría no se puede construir y los juzgados rondeños tienen abiertos dos expedientes por casos similares.

La excepción política de Ronda es un solitario concejal rojo-verde que propone usar el dinero del Gobierno para expropiar la finca de Merinos y convertirla en un centro de formación medioambiental

EL OBSERVADOR.

En Ronda, el Partido Andalucista sobrevive dividido entre partidarios y detractores del alcalde Antonio Marín Lara. El Partido Popular oscila entre los que siguen a Begoña Chacón y los que siguen al abogado y ex de Urbanismo, José Herrera. El PSOE es un cajón de sastre. La cabeza de lista en las pasadas elecciones, Ana Fuentes, se ha retirado de la dilatada batalla interna del partido para refugiarse en el Congreso de los Diputados, el voluble Francisco Cañestro es el nuevo hombre fuerte que abraza al alcalde sobre el que antes echaba pestes. Desde la eurocámara, la sombra del socialista Juan Fraile domina esta variopinta escena política en la que resalta Rafael Ruiz. Es el único concejal de Izquierda Unida en la localidad, llegó a la política de rebote y entre los complots, traiciones y secretos acuerdos del consistorio serrano, Ruiz mantiene el sentido crítico y la coherencia que sólo otorga el ser el único y solitario representante de una minoría y el estar libre de otros compromisos políticos que no sean con los ciudadanos. Las propuestas que ha presentado Ruiz para utilizar el Fondo Estatal de Inversión Local y el Programa de Transición al Empleo de la Junta y que hoy les acerca EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com son una prueba de esa línea de actuación y entre ellas destaca la de recuperar la finca de Merinos Norte para proyectarlo como centro de formación medioambiental.

RAFAEL Ruiz llegó a concejal de rebote hace cosa de tres años para sustituir a Remedios Ramos, una compañera de partido. Aunque asegura que la política es sólo una etapa circunstancial y confiesa que tras algunos de los episodios vividos ha estado tentado de abandonar su puesto en el ayuntamiento, lo cierto es que no sólo se mantiene como edil sino que además se ha convertido en una figura incómoda para el alcalde, al que llevó a los tribunales por su actuación en el caso de Merinos Norte.

SUS críticas a la subida del canon del agua (el de la nueva depuradora es uno de los temas que más le interesan), la censura a la falta de transparencia de actuaciones municipales como la de las visitas a la feria de turismo Fitur, el mentado caso de Merinos Norte, la fiscalización de las cuentas de la legislatura comandada por el andalucista Marín Lara, la petición del uso social del Cuartel de la Concepción, han sido algunos de los asuntos en los que ha trabajado Ruiz, que ahora ha enviado al resto de grupos y hecho públicas sus sugerencias sobre lo que se podría hacer con el dinero que el Gobierno central y la Junta de Andalucía han desviado al Consistorio rondeño como parte de las medidas anticrisis.

EL listado de propuestas que presenta Rafael Ruiz, va desde, como la de recuperar el antiguo depósito de agua en Bodega Municipal como base para una futura escuela de Viticultura, la creación de más WC para los turistas, saneamientos, albergues o guarderías. También propone instalar un huerto solar para la depuradora y para la barriada de la Indiana, así como la instalación de esta clase de paneles en todos los edificios públicos y su derivación al alumbrado público. “Son medidas que abaratarían el mantenimiento de la infraestructuras y crearían puestos de trabajo“, asegura.

AGUA potable para “el Hoyo Tabares”, creación de la Empresa Pública de la Vivienda -“con un millón de euros, se podría empezar con ocho o diez viviendas municipales para alquiler, EMPROVIMA (empresa de vivienda de la Diputación) ha construido esa cantidad de viviendas con aparcamientos/cocheras en otros pueblos la provincia, por algo menos”, razona-, generar empleo con la creación de guarderías y de un albergue municipal, fomentar la creación de una fábrica de tapones de corcho y un matadero, están también entre los planes por los que aboga IU.

PERO sin duda la que más destaca es la recuperación de Merinos Norte, para proyectarlo como centro de formación medioambiental. Una medida para la que sería necesario expropiar los terrenos en los que actualmente se proyecta el mayor proyecto urbanístico del interior de la provincia.