XVIII Congreso del P.C.E. 6,7 y 8 de Noviembre de 2.009

“XVIII Congreso: un debate abierto para fortalecer el Partido y avanzar hacia el socialismo y el comunismo” José Luís Centella

SECRETARIO GENERAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE ANDALUCÍA

La celebración del XVIII Congreso del PCE debe ser un acontecimiento importante en el objetivo de la reconstrucción de la izquierda anticapitalista de este país, por ello debemos enfocar un Congreso para ilusionar en primer lugar a nuestra militancia, un Congreso que sirva para buscar alianzas con sindicalistas críticos, con el mundo de la cultura que no se resigna a mercantilizar su creatividad, con los jóvenes que se rebelan contra el Proceso de Bolonia o se ven avocados a la precariedad laboral, con las mujeres, doblemente explotadas y siendo las primeras excluidas del mercado laboral, un Congreso que defina nuestra apuesta republicana como algo fundamental en nuestro trabajo cotidiano, y también un Congreso que aporte lo que los y las comunistas consideramos es necesario para la refundación de IU que vamos a llevar a cabo el próximo año.

Por ello entiendo que el proceso de debate y preparación del XVIII Congreso es tan importante como su propia celebración, de manera que un proceso en el que nos limitemos a la discusión mecánica de los documentos y a la elección de delgados en función de correlaciones de fuerzas, para concluir en un Congreso cerrado en nosotros mismos, será sin duda una oportunidad perdida, sino que por el contrario el Congreso debe propiciar un amplio debate en torno a los grandes y graves problemas que tienes las trabajadoras y trabajadores de España.

Para ello vengo planteando la necesidad de que en los meses de Septiembre y octubre celebremos de manera simultanea al debate orgánico de los materiales congresuales toda una serie de encuentros abiertos a quienes desarrollan su actividad en el sindicato, movimiento feminista, de solidaridad, universitario, juvenil, cultural, etc. para en una doble vía, por una parte, hacer visible nuestro Congreso, explicando nuestras tesis y objetivos, a la vez que recibimos aportaciones que pongamos en común con el debate orgánico y propiciamos puntos de encuentro que nos permitan crecer política y orgánicamente.

Un Congreso muy pegado al terreno, a lo concreto, no se trata de dilucidar quien guarda mejor las esencias para poner bajo sospecha al resto, sino que se trata de ver como entre todas y todos, situamos al PCE en las mejores condiciones de dar la batalla contra el capitalismo en el horizontes de avanzar hacia el socialismo y el comunismo, es un Congreso desde el PCE y para el PCE.

Tampoco tenemos que olvidar desde el PCE que el resultado de la Asamblea Federal de IU, con su apuesta por la Refundación de IU como fuerza política anticapitalista y republicana; avanzando en su organización como Movimiento Político y Social, nos sitúa, al PCE ante un reto importante que tenemos que resolver, porque tenemos que ser conscientes de que el futuro de IU pasa de una forma fundamental por los resultados de nuestro Congreso, en tal sentido debemos definir con la mejor claridad nuestras aportaciones a lo que debe ser el futuro de un Movimiento Político y Social que confronte con el capitalismo en nuestro País y lo haga desde la voluntad de lucha y la capacidad de generar alianzas que nos haga mas fuertes en la lucha.

Las tesis aprobadas por amplísima mayoría en el Comité Federal buscan propiciar un Congreso de la máxima unidad, no desde las matemáticas internas sino desde la política, de manera que nos permitan salir del Congreso con un discurso ilusionante que ponga en marcha al conjunto de la militancia y permita reconstruir una organización que sea capaz de dar respuesta a los retos que el PCE tiene en este inicio del Siglo XXI, de manera que volvamos a ser un Partido atractivo para jóvenes, para mujeres, que se afilien porque lo vean como el referente real en la defensa de sus intereses.

En este sentido, el núcleo fundamental de la tesis políticas se preocupa en como implicar al Partido en la lucha contra la crisis y sus consecuencias en los trabajadores y trabajadoras, para ello entiendo es necesario partir de un análisis de la estructura de las clases en España y plantear una apuesta sindical, para continuar señalando claramente nuestra defensa de lo publico como uno de los elementos principales de nuestra propuesta de una sociedad, junto con la intervención y la planificación de la economía por los poderes públicos desde el interés social, también se plantea el desarrollo de la democracia economía y social  que contemple la participación de los trabajadores y trabajadoras en las organización del trabajo y en la distribución del excedente económico, en definitiva planteamos la propuesta de un nuevo modelo de desarrollo que tiene que ser sostenible social y medioambientalmente.

A partir de ahora corresponde dar la palabra al conjunto del partido, pero también corresponde al Comité Federal, a cada uno de sus miembros, a los comités centrales y nacionales de la organización, llegar hasta la ultima agrupación, para dar cuerpo al debate, ser elementos activos en el desarrollo de los objetivos que nos marcamos para este XVIII Congreso.

Para ello las tesis política deben ser un instrumento, no un fin en si mismas, un instrumento para el debate, para buscar el encuentro, para marcar objetivos claros y no una escusa para justificar agrupamientos de familias que marquen diferencias.

Tenemos la necesidad de romper los cercos mediáticos y sociales de quienes pretenden que el futuro de la izquierda de este país pase por la exclusión del PCE, vamos a pasar a la ofensiva para evidenciar que por el contrario no hay futuro para la izquierda en España sin el PCE y mucho menos contra el PCE.

Estoy convencido de que podemos conseguir el objetivo de situar al PCE, en las condiciones de ponerse a la altura de las circunstancias, precisamente en estos momentos en los que tan importante es poner en pie una izquierda anticapitalista, y sobre todo de dar la batalla al capitalismo en España y en Europa en uno momentos en los que mas que nunca se necesita un PCE fuerte, activo, visible, y con esa pasión por la unidad que nos entronca con lo mejor de nuestra historia revolucionaria.